El pasado fin de semana algunos tuvimos la suerte de poder asistir a las jornadas organizadas por Xilema en las que Peter Fonagi nos instruyó de manera magistral acera de cómo realizar intervenciones con niños, niñas y adolescentes basadas en la mentalización. Un auténtico reto que permite a educadores y educadoras ,padres y madres, y profesionales del acompañamiento favorecer procesos de mejora, rehabilitación y resiliencia. La mentalización es algo tan básico y antiguo como el ser humano, que muchas de las madres y padres lo ponen en práctica de manera natural desde el minuto 0 de visa del bebé. Tener la mente en la mente se antoja como fundamental en una buena relación segura y responsiva.

Sin embargo lo que sí fue muy novedoso fue un concepto que da si cabe más soporte aún a la teoría del apego que es la confianza epistémica. Una nueva vuelta de tuerca hacia el modelo comprensivo y de intervención que como progenitores o profesionales debemos incorporar paulatinamente. Al fin y al cabo el niño, niña o adolescente necesita sentirse sentido pero también sentirse pensado, lo que va a mejorar la capacidad de aprendizaje proveniente del ambiente externo y que le va a redefinir como un ser más seguro y más confiable.

Para ello os dejamos un artículo de Francisco Somarriva que vienen a relatar todo lo contado por Peter de amanera más estructurada y precisa que si lo hiciéramos nosotros. Descargar artículo